El Albedrío y la Obediencia

Sigueme:

Gonzalo Gervic M.

Director de Radio Kolob y El Faro Mormón at Radio Kolob - El Faro Mormon
Amante de mi Familia, de la naturaleza y de las TICs.
Sigueme:

Latest posts by Gonzalo Gervic M. (see all)

¿Qué es el Libre Albedrío?
Es la libertad de escoger el bien o el mal.

¿Qué es la obediencia?
Es hacer todas las cosas que agradan a Dios.

Algunos dirán: si hago todas las cosas que agradan a Dios, ¿dónde queda mi albedrío? Pensamientos, sentimientos, todo se inicia en nuestra mente, son pensamientos peligrosos, no permitan que el enemigo de toda justicia tenga cabida en sus pensamientos, ni mucho menos en sus sentimientos y acciones. No confunda el albedrío con libertinaje. No pierdan tiempo en eso, sean instrumentos en las manos de Dios, esta es su OBRA y triunfarán.

El libre albedrío lo podemos representar con una “Y” acostada —< en otras palabras, es un camino que se dificulta en dos, hacia un lado encontramos el bien y hacia el otro el mal ¿cuál tomar? 

No pueden hacer la misma pregunta cada día… ¿cuál tomar? ¿Que voy a hacer hoy? La decisión deben tenerla muy clara y tomarla una sola vez, están trabajando para edificar el reino de Dios en la tierra, ¿piensan que están solos? ¿Podrá él Abandonarlos?, ¡Claro que no!, sean valientes, los valientes toman las decisiones una sola vez en la vida.

El dice: “solamente esfuérzate y sé muy valiente, para cuidar de hacer conforme a toda la ley no te apartes de ella…… para que seas prosperado en todas las cosas que emprendas” (Josué 1:17) “Para que seas prosperado en todas las cosas”, para que seas bendecido en (todas las cosas, eso es lo que quiere decir el Señor, mas adelante dice “mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes porque Jehová tu Dios estará contigo donde quiera que vayas” (Josué 1:9).

El mundo está lleno de tentaciones, las cuales los acosan cada día, pero es necesario que pasemos por ellas y que, cada día, podamos superarlas, es la única manera que podemos demostrarle al padre que le amamos, es la única manera que podemos decir “Padre.., puedes confiar en mi”.

El sobrino del profeta José Smith escribió:
“…Ser santo de los últimos días exige el sacrificio de aspiraciones y placeres mundanos; requiere fidelidad, fortaleza de carácter, amor a la verdad, firmeza para con los principios y el deseo ferviente de ver que la marcha victoriosa de la verdad avance.

Eso significa que a menudo nuestra posición debe ser impopular. Significa librar una batalla interminable contra el pecado y lo mundano. No es un camino fácil de recorrer. Pero es la única manera de establecer la verdad de edificar el carácter y de conservar puros los principios del evangelio que se nos ha confiado” (Joseph F. Smith).

La obediencia y el libre albedrío van ligados; y que hermoso es tomar la decisión de obedecer al padre. El presidente Benson dijo que “cuando la obediencia deja de ser motivo de fastidio y pasa a ser nuestro cometido, ese el momento en que Dios nos investirá con poder”.

Cuando lleguen a comprender esto podrán ver las normas como algo que los protegerá de los peligro tentaciones, no como algo que les impide ser felices Y el albedrío llegará a ser una arma poderosa en sus manos.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario