Respuestas que se recibieron en la conferencia general

Sigueme:

Gonzalo Gervic M.

Director de Radio Kolob y El Faro Mormón at Radio Kolob - El Faro Mormon
Amante de mi Familia, de la naturaleza y de las TICs.
Sigueme:

Latest posts by Gonzalo Gervic M. (see all)

La conferencia general nos brinda la oportunidad de aprender de profetas vivientes, escuchar el Espíritu y recibir respuestas a preguntas personales. Aquí hay algunos ejemplos de preguntas hechas por los miembros y respuestas inspiradas recibidas durante la conferencia general.


¿Cómo mantengo a mi familia fuerte en el Evangelio?

“Las familias eternas fuertes y los hogares llenos del Espíritu no suceden por casualidad; requieren gran esfuerzo, tiempo y que cada miembro de la familia haga su parte. Cada hogar es diferente, pero todo hogar en el que siquiera uno solo de sus miembros procure la verdad puede marcar la diferencia.

“Continuamente se nos conseja que aumentemos nuestro conocimiento de las cosas espirituales mediante la oración, el estudio y el meditar las Escrituras y las palabras de los profetas vivientes”.

Leer más del discurso de Cheryl A. Esplin


¿Qué hago si un miembro de mi familia se ha alejado de la Iglesia?

“Algunos de ustedes, como la familia Nielson, tienen familiares que se han desviado por un tiempo. La instrucción del Salvador a todos los que tienen cien ovejas es dejar a las noventa y nueve e ir y rescatar a la descarriada. Su instrucción a quienes tienen diez dracmas y pierden una es buscar hasta que la encuentren. Cuando la persona descarriada es su hijo o su hija, su hermano o su hermana, y él o ella ha elegido alejarse, en el caso de nuestra familia aprendimos que, después de hacer cuanto pudimos, amamos a esa persona con todo nuestro corazón y observamos, oramos y esperamos que se revele la mano del Señor”.

Leer más del discurso del élder Brent H. Nielson


¿Qué hago si mi vida no es lo que pensé que sería?

“¿Me permiten señalar algo que es obvio? La vida rara vez transcurre exactamente como la planeamos, y somos conscientes de que no todas las mujeres están en la situación que describe la proclamación; pero aun así es importante entender y enseñar el modelo del Señor y esforzarnos lo mejor posible por lograrlo.

“Cada una de nosotras tiene una función en el plan y es igualmente valorada ante los ojos del Señor. Debemos recordar que un amoroso Padre Celestial conoce nuestros deseos justos y hará honor a Su promesa de que no se les negará nada a aquellos que guarden fielmente los convenios que han hecho”.

Leer más del discurso de Bonnie L. Oscarson

“…probablemente todos hemos tenido la oportunidad de armar [un rompecabezas]. Algunos están compuestos por muchas piececitas…

“[Esa] es una manera de contemplar el plan del Señor. No tenemos que ocuparnos de cada una de sus partes separadamente, sino tratar de ajustarnos al panorama total, teniendo presente cual será el resultado final. El Señor sabe el lugar que le corresponde a cada pieza para que se ajuste plan…

“El Señor sabe lo que desea llevar a cabo con nosotros, sabe la clase de reforma que quiere lograr en nuestra vida y no tenemos el derecho de aconsejarlo. Sus pensamientos son más elevados que nuestros pensamientos”.

Leer más del discurso del élder Rafael E. Pino


¿Cómo puedo encontrar paz?

“Mis hermanos y hermanas, en la vida tendremos tentaciones; habrá pruebas y desafíos. Al ir al templo y al recordar los convenios que allí hacemos, estaremos mejor preparados para vencer esas tentaciones y soportar nuestras pruebas. En el templo podemos hallar paz”.

Leer más del discurso del presidente Thomas S. Monson

“A veces, el progreso espiritual parece lento o intermitente. En ocasiones podemos sentir que hemos perdido terreno, que hemos cometido errores o que nuestros esfuerzos por hallar al Salvador no dan resultado. Si se sienten así, por favor, no se den por vencidos, nunca. Sigan creyendo en Él, en Su evangelio y en Su Iglesia. Actúen en armonía con esa creencia. En los momentos en que la luz de su fe disminuya, dejen que la esperanza en el amor y la gracia del Salvador, que se encuentra en Su evangelio y en Su Iglesia, supere la duda. Les aseguro que Él está pronto para recibirlos. Con el tiempo verán que hicieron la mejor elección que pudieron haber hecho. Su valiente decisión de creer en Él los bendecirá grandemente y para siempre”.

Leer más  del discurso del élder L. Whitney Clayton

“Es reconfortante dejar de lado nuestros dispositivos electrónicos por un rato y en su lugar abrir las Escrituras o dedicar tiempo para conversar con la familia y los amigos. Especialmente en el día del Señor, experimenten la paz de participar en la reunión sacramental sin la urgencia constante de ver si han recibido un mensaje o una publicación nuevos.

“El hábito de dejar de lado su dispositivo móvil por un rato enriquecerá y ampliará su visión de la vida, ya que la vida no está confinada a una pantalla de 10 cm”.

Leer más  del discurso del élder José A. Teixeira


¿Qué puedo hacer el día de reposo?

“En mi juventud estudiaba las listas que otras personas habían recopilado de lo que se podía y lo que no se podía hacer en el día de reposo. No fue sino hasta más adelante que aprendí de las Escrituras que mi conducta y mi actitud en el día de reposo constituían una señal entre mi Padre Celestial y yo. Con ese entendimiento, ya no necesité más listas de lo que se podía y no se podía hacer. Cuando tenía que tomar una decisión en cuanto a si una actividad era o no era apropiada para el día de reposo, simplemente me preguntaba a mí mismo: ‘¿Qué señal quiero darle a Dios?’. Esa pregunta hizo que mis opciones respecto al día de reposo fueran bien claras”.

Leer más del discurso del élder Russell M. Nelson


¿Por qué la Iglesia participa en debates públicos sobre la familia?

“Encuestas de la opinión pública muestran que el matrimonio es aún el estado ideal y la esperanza entre la mayoría de los grupos de todas las edades, incluso entre los de la generación del milenio, donde tanto se escucha sobre el permanecer soltero, la libertad personal y la cohabitación en lugar del matrimonio. Lo cierto es que una gran mayoría a nivel mundial aún desea tener hijos y establecer familias fuertes…

“Como Iglesia, nuestro deseo es ayudar en todo lo que podamos para formar y apoyar matrimonios y familias fuertes.

“Es por eso que la Iglesia participa de forma activa en diversas coaliciones y actividades interreligiosas, y ofrece dirección en ellas a fin de fortalecer a la familia. Por eso compartimos nuestros valores centrados en la familia en los medios de comunicación y en las redes sociales. Por eso compartimos nuestros registros genealógicos y los nombres de nuestros parientes con todo el mundo.

“Queremos que nuestra voz se escuche en oposición a los estilos de vida falsos y alternativos que tratan de reemplazar la organización familiar que Dios mismo estableció. También deseamos que nuestra voz se escuche al afirmar el gozo y la realización que brinda la familia tradicional. Debemos continuar proyectando esa voz por todo el mundo y declarar por qué el matrimonio y la familia son tan importantes, por qué el matrimonio y la familia realmente importan, y por qué siempre será así”.

Leer más del discurso del élder L. Tom Perry


¿Cómo resuelvo mis inquietudes acerca del Evangelio?

“Reconocemos que algunos miembros tienen dudas e inquietudes al procurar fortalecer su fe y su testimonio. Debemos tener cuidado de no criticar ni juzgar a los que tengan inquietudes, ya sean grandes o pequeñas. Al mismo tiempo, los que tengan inquietudes deben hacer todo lo posible por cultivar su fe y fortalecer su testimonio. Dedicarse paciente y humildemente al estudio, la meditación, la oración, a vivir los principios del Evangelio y hablar con los líderes respectivos, son la mejor forma de aclarar dudas e inquietudes”.

Leer más del discurso del élder Quentin L. Cook


¿Cómo puedo sobrellevar los desafíos?

“El perseverar hasta el fin es una señal del verdadero discipulado y es esencial para la vida eterna. Sin embargo, cuando enfrentamos pruebas y dificultades, muchas veces se nos dice sencillamente que lo ‘soportemos’. Quiero aclarar algo: ‘soportar’ no es un principio del Evangelio. Perseverar hasta el fin significa venir a Cristo constantemente y ser perfeccionados en Él…

“Las pruebas son como un extenso vapor de tinieblas que puede cegarnos y endurecer el corazón. A menos que estemos ‘asidos constantemente’ [1 Nefi 8:30] a la palabra de Dios y la vivamos, nos volveremos espiritualmente ciegos en lugar de ser de ánimo espiritual. ¡Escudriñen el Libro de Mormón y las palabras de los profetas vivientes día a día, día tras día, todos los días! Es la clave para sobrevivir espiritualmente y evitar el engaño. Sin eso, estamos espiritualmente perdidos”.

Leer más del discurso del élder Kevin W. Pearson

“Es posible que también nosotros nos preguntemos: ‘¿Está realmente ahí el Padre Celestial?’, sólo para regocijarnos —como lo hizo mi amiga— cuando las respuestas llegan en forma de afirmaciones serenas y sencillas. Testifico que esas sencillas afirmaciones llegan cuando Su voluntad se convierte en nuestra voluntad. Testifico que la verdad está hoy en la tierra y que Su evangelio se encuentra en La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días”.

Leer más del discurso de Rosemary M. Wixom


¿Cómo protegemos la libertad religiosa?

“Como discípulos de Cristo tenemos la responsabilidad de trabajar unidos con quienes compartan nuestro parecer, para alzar nuestra voz por lo que es justo. Aunque los miembros nunca deben afirmar, ni siquiera insinuar, que hablan en nombre de la Iglesia, se nos invita a todos, en calidad de ciudadanos, a compartir nuestro testimonio personal con convicción y amor: ‘todo hombre [y mujer] según su [propia] opinión’”.

“Al caminar por el sendero de la libertad espiritual en estos últimos días, debemos entender que el uso fiel de nuestro albedrío depende de que tengamos o no libertad religiosa…

“¿Qué podemos hacer, ustedes y yo?

“Primero, tenemos que estar informados. Estén al tanto de los problemas en su comunidad que podrían tener un impacto en cuanto a la libertad religiosa.

“Segundo, cada uno, individualmente, únase a otras personas que compartan nuestro compromiso por la libertad religiosa. y trabajen juntos para protegerla.

“Tercero, vivan su vida de tal modo que sea un ejemplo de lo que ustedes creen: en palabra y en hechos. La forma en que vivimos nuestra religión es más importante que lo que decimos de ella.

“La Segunda Venida de nuestro Salvador está cerca. No nos demoremos en esta gran causa. Recordemos al capitán Moroni que enarboló el estandarte de la libertad, que tenía escrito las palabras:‘En memoria de nuestro Dios, nuestra religión, y libertad, y nuestra paz, nuestras esposas y nuestros hijos’ [Alma 46:12]. Recordemos la respuesta del pueblo, ejerciendo su albedrío, ‘vinieron corriendo’, con el convenio de actuar [Alma 46:21].

“Mis amados hermanos y hermanas, ¡no caminen! ¡Corran! Corran a recibir las bendiciones del albedrío al seguir al Espíritu Santo y ejercer las libertades que Dios nos ha dado para hacer Su voluntad”.

Leer más del discurso del élder Robert D. Hales


¿Cómo fortalezco mi matrimonio?

“Podemos evaluarnos al hacernos unas preguntas. Adaptándolas un poco, estas preguntas se pueden aplicar a la mayoría de nosotros, ya sea que estemos casados o solteros, o cualquiera sea la situación en nuestro hogar.

  1. ¿Cuándo fue la última vez que elogié con sinceridad a mi cónyuge, ya sea en privado o en presencia de nuestros hijos?
  2. ¿Cuándo fue la última vez que agradecí, expresé amor o pedí fervientemente con fe por él o ella en oración?
  3. ¿Cuándo fue la última vez que me abstuve de decir algo que sabía podría causarle dolor?
  4. ¿Cuándo fue la última vez que me disculpé y humildemente pedí perdón, sin agregar las palabras ‘pero si hubieras’ o ‘pero si no hubieras’?
  5. ¿Cuándo fue la última vez que decidí ser feliz en lugar de querer ‘tener la razón’?”.

Leer más del discurso de Linda K. Burton


¿De qué manera funcionan la gracia y la expiación de Jesucristo en mi vida?

…la gracia de Dios es nuestra gran y sempiterna esperanza.

“Mediante el sacrificio de Jesucristo, el plan de misericordia apacigua las exigencias de la justicia, ‘y [provee] a los hombres la manera de tener fe para arrepentimiento’ [Alma 34:15]…

“No obstante, la gracia de Dios no nos restaura simplemente a nuestro estado de inocencia anterior. Si la salvación sólo borrara nuestros errores y pecados, entonces la salvación, aunque maravillosa, no llevaría a efecto las aspiraciones del Padre respecto a nosotros. Su propósito es mucho más sublime: Él quiere que Sus hijos e hijas lleguen a ser como Él…

“A lo largo de la vida, la gracia de Dios nos concede bendiciones temporales y dones espirituales que aumentan nuestras habilidades y enriquecen nuestra vida. Su gracia nos refina. Su gracia nos ayuda a alcanzar nuestro potencial”.

Leer más del discurso del presidente Dieter F. Uchtdorf

“¿Estamos todos colgados en un cañón frío en algún lugar de un universo indiferente, cada uno buscando un punto en el cual apoyarnos, cada uno buscando algo a lo que asirnos, con nada más que la sensación de arena deslizándose bajo los dedos, sin nada que nos salve, nada a lo que podamos sujetarnos, y mucho menos nada que nos sujete?…

“La respuesta a esas preguntas es un rotundo y eterno ¡no!…

“Esa primera secuencia de la Pascua de la Expiación y la Resurrección, constituye el momento más trascendental, el sacrificio más generoso, el dolor más terrible y la manifestación más majestuosa de amor puro que jamás se haya manifestado en la historia del mundo. Jesucristo, el Hijo Unigénito de Dios, sufrió, murió y se levantó de los muertos a fin de que Él, al igual que un rayo en una tormenta de verano, pudiera asirnos cuando caemos, sostenernos con Su fuerza y mediante nuestra obediencia a Sus mandamientos elevarnos a la vida eterna”.

Leer más del discurso del élder Jeffrey R. Holland


¿Cómo puedo hacer mi parte para ayudar al pobre y al necesitado?

“El Señor nos ha dado un mandamiento sencillo con una promesa maravillosa. Actualmente, en la Iglesia se nos ofrece la oportunidad de ayunar una vez al mes y dar una ofrenda de ayuno generosa por medio del obispo o el presidente de rama para el beneficio del pobre y del necesitado. Algunas ofrendas se emplearán para ayudar a quienes los rodean, incluso tal vez a algún miembro de su familia. Los siervos del Señor orarán y ayunarán para recibir revelación a fin de saber a quién ayudar y qué tipo de ayuda ofrecer. Lo que no se precise para ayudar a las personas en su unidad local se pondrá a disposición para bendecir a otros miembros de la Iglesia alrededor del mundo que tengan necesidades…

“La ofrenda de ayuno de ustedes hará más que alimentar y vestir cuerpos; sanará y cambiará corazones”.

Leer más del discurso del presidente Henry B. Eyring


Fuente: Lds.org

Comentarios

comentarios

Deja un comentario