Nombres jareditas entre los nefitas

Tan pronto como el equipo de búsqueda del rey Limhi volvió a la Tierra de Lehi-Nefi, con cuentos sobre un territorio cubierto de huesos, los nefitas se obsesionaron con los jareditas. Una de las primeras preguntas que Limhi le hace a Amón (aquel que fue soldado y no el otro que llegó a ser un misionero famoso)[1] es si tiene el don de traducción, pues él y su pueblo están bastante ansiosos para saber lo que estaba grabado sobre las planchas de oro que encontró el equipo de búsqueda entre las ruinas de aquella civilización que les era desconocida. Una vez que todos los nefitas se reúnen de nuevo en Zarahemla, ellos molestan al rey Mosíah para que traduzca los anales, hasta que este finalmente se cede a la voluntad del pueblo. Conocido el nivel de curiosidad que precedía la traducción del rey, no debe ser motivo de sorpresa que los jareditas luego tendrían un impacto definitivo en la cultura nefita.

182B-Image Ammon Limhi

Retrato de Minerva Teichert de Amón en la corte del rey Limhi

Alma el Hijo—quien era niño o tal vez adolecente cuando se tradujeron las planchas jareditas—le dio a su primogénito un buen nombre nefita tradicional: Helamán. Les dio nombres jareditas a sus otros hijos. El segundo se llamaba Shiblón, el mismo nombre del último rey jaredita justo. El nombre que dio a su hijo menor, Coriantón, parece ser una combinación de Corihor y Moriantón, nombres de dos reyes jareditas. Moriantón también fue el nombre de un líder nefita que fundó una ciudad más o menos una generación después de traducirse el registro jaredita.

 

Cuando Mormón menciona la palabra Irreántum, incluye también su traducción: muchas aguas.[2] Esto nos sugiere que la palabra no era nefita, porque si lo fuera no se necesitaría ninguna traducción. Irreántum se ubicaba en el norte del territorio nefita, el cual solapaba con lo que era el sur del territorio jaredita. En sus batallas finales, los caudillos jareditas Shiz y Coriántumr progresaron hacia el sur, hasta llegar a Ripliáncum, otra palabra que se menciona con una traducción: muchas aguas.

 

No todos los nombres jareditas se revelan con tanta facilidad. Había un príncipe jaredita llamado Esrom que, junto con su hermano Coriántumr,[3] levantó una insurrección que terminó devolviendo el trono a su padre. Parece que este aristócrata jaredita también inspiró una variación nefita de su nombre. Zeezrom fue un abogado nefita que se convirtió en misionero y buen amigo de Alma el Hijo. Las letras iniciales ze parecen ser un prefijo que modifica el nombre de alguna manera.[4] Tal como en las variedades del español latinoamericano, los nombres Ezrom y Esrom se pronuncian igual en inglés, a pesar de tener una ortografía algo diferente.

 

Los nefitas más famosos con nombres jareditas son los dos Moronis. Morón fue el primer asentamiento jaredita, y luego se convirtió en la primera ciudad y capital. El capitán Moroni nació después que Mosíah tradujo los anales jareditas y parece que sus padres le dieron un nombre o que significa de Morón o que significa mi Morón.[5] En vista de los muchos elogios que Mormón hace en memoria del capitán Moroni no es ninguna sorpresa que le haya dado a su hijo el nombre de este gran general nefita, dándole simultáneamente un nombre jaredita.

 

Algunos de los peores villanos del Libro de Mormón también tienen nombres jareditas. El fundador original de las combinaciones secretas nefitas vivió apenas dos generaciones después de traducirse los anales jareditas, el cual se llamaba Kishkumen. Su nombres es, probablemente, una variedad de Kish, nombre de otro rey jaredita. Es posible que Kishkumen haya sido una variedad inventada por los propios jareditas, ya que dos de los discípulos nefitas elegidos por Cristo durante Su visita a las Américas se llamaban Kumen y Kumenoni.

hqdefault

Otro bellaco nefita con un nombre jaredita fue Korihor, el anticristo. Su nombre se pronuncia igual que el de Corihor, el primer príncipe jaredita en comenzar una guerra civil contra su padre. Nehor es la segunda ciudad jaredita mencionada en el Libro de Éter y también es el nombre del primer nefita en introducir la superchería sacerdotal en la tierra de Zarahemla. Nehor fundó su iglesia cerca de una generación después de que Mosíah tradujo los anales jareditas. El último rey jaredita se llamaba Coriántumr, nombre también de un traidor mulekita que llevó un ejército lamanita a ocupar Zarahemla por un breve período.

 

Muchas de las palabras jareditas se terminan en –um o en –on. Esto sugiere que el discípulo de Cristo Shemnón, la ciudad de Antiónum, el aristócrata Seántum e incluso el capitán Teáncum tenían nombres jareditas. Esto también nos lleva a creer que los nefitas basaron su sistema monetario en un modelo jaredita. Más de la mitad de las unidades monetarias nefitas tenían nombres o que terminaban con –um o con –on.[6] Dos de las unidades monetarias llevan los nombres de aristócratas jareditas: Shiblón y Ezrom.

 

Nombres como Amón, Alma y Nefi son comunes entre los santos de los últimos días de todo el mundo. La mayoría de los miembros de la Iglesia se identifican con un nombre nefita cuando mencionan su afiliación religiosa: Mormón. El uso de tantos nombres nefitas en los tiempos modernos es una evidencia del gran impacto que los nefitas han tenido en las vidas de las personas que conocen bien su historia. De la misma manera, la ubicuidad de nombres jareditas entre los nefitas es una evidencia de que los jareditas tuvieron un impacto aún más grande en las vidas de los descendientes de Lehi.

 

 

[1] Dado que Amón el soldado fue elegido por el rey Mosíah a liderar una misión especial, y Amón el misionero era hijo de Mosíah, es probable que Amón el solado haya sido un pariente—tal vez el cuñado de Mosíah.

[2] Vemos otro ejemplo de incluir palabras con traducciones en Mateo 27:46. El Evangelio de Mateo se publicó en griego pero el apóstol decidió incluir las palabras arameas originales del Salvador en este versículo, juntas con una traducción griega, la cual se ve en español en nuestras escrituras modernas.

[3] Este Coriántumr, el príncipe valiente, vivió siglos antes del último Coriántumr, el rey violento, el cual fue descubierto por los mulekitas unos 9 meses antes de fallecer.

[4] Vemos otros ejemplos de este prefijo en los nombres Zenephi (Moroni 9:16) y Cezóram (Helamán 5:1), los cuales modifican los nombres de Nefi y Zoram respectivamente.

[5] El hijo del capitán Moroni se llamaba Moroníah, el cual es indudablemente el nombre jaredita de su padre con otro toque nefita para variar.

[6] Este sistema monetario no se menciona hasta una generación después de la traducción del registro jaredita.

Ryan Boothe

Ryan Boothe

Ryan Boothe escribe artículos para Radio Kolob sobre una variedad de temas relacionados con el Evangelio Restaurado, desde las raíces de ciertas palabras del hebreo antiguo hasta las relaciones humanas que existen entre los santos de los últimos días.

El Hno. Boothe se mantiene bastante ocupado trabajando como consultor, conferencista y emprendedor--trabajo que lo lleva a varios lados de su país, Europa y América Latina.

Nacido bajo el convenio y criado en el Valle Central de California, el Hno. Boothe tuvo la gran bendición de hacer la misión en el sur de Chile, donde aprendió a hablar el castellano huaso. El Hno. Boothe actualmente vive con su familia en el Valle de Utah.
Ryan Boothe

Comentarios

comentarios

Deja un comentario